<<
Allan McCollum, The dog from Pompei, 1991
Giuseppe Fiorelli, 1863
Su libro “Mundus Subterraneus” (1664) puede ser considerado como el primer tratado sistemático de Geología. Trató de explicar el contenido y funcionamiento del mundo oculto bajo la superficie de la Tierra, lo que le llevó incluso a bajar al interior de los cráteres del Etna y del Vesubio, cuando estaban a punto de entrar en erupción, para examinar su interior.

Mundus Subterraneus es un gran tratado sobre lo que el autor denomina Geocosmos: el mundo terrestre considerado como una unidad, a medio camino entre el Macrocosmos (el mundo, kosmos en griego) y el microcosmos (el organismo humano). Para Kircher la Tierra es como un gran organismo, con una osamenta pétrea formada por las cordilleras, un núcleo central formado de fuego conectado con grandes cavidades subterráneas por las que circula el fuego (los pirofilacios) cuyos respiraderos serían los volcanes, otras por las que fluye el agua (los hidrofilacios) que se comunicarían con las fuentes y los mares, y otras por las que el viento sopla (los aerofilacios).
Los elementos de este Geocosmos se encuentran interrelacionados permitiendo que el planeta tenga una dinámica global impulsada por el fuego central. Así, este motor hace circular materiales ígneos por canales subterráneos que calientan el agua de los hidrofilacios convirtiéndola en vapor, generando de esta manera una circulación permanente que compara con el modo en que las venas transportan la sangre por el cuerpo.
Mural descobert a principis dels anys 1960 per l'arquelòleg James Mellaart a Catalhöyük, que va interpretar com la representació d'una erupció volcànica.
Test científics han demostrat que el volcà Hasan Dağ va entrar en erupció fa entre 9,500 i 8,400 anys, un període de temps que inclou el moment en que va ser pintat el mural.
Neolithic inhabitants at Çatalhöyük used volcanic obsidian to make tools and mirrors (shown here). New data connecting Hasan Dağ to the Çatalhöyük mural contextualizes the important lithic industry.